«La digitalización en América Latina ha progresado significativamente desde el año 2009, acortando la brecha que separa a la región de los países de la Península Ibérica. Sin embargo, y a pesar de que el avance ha sido de 24 puntos, hasta alcanzar los 45 sobre 100, el nivel de digitalización del consumo todavía se mantiene alejado de los 60 puntos que ostentan España y Portugal.»

«Para avanzar en esta transformación, los países deberían solventar dos de sus grandes debilidades: la inversión y el capital humano. En palabras del profesor, «estamos aumentando el consumo de productos digitales, pero la capacidad de sostener estas necesidades es muy inferior a la demanda. Esto provoca que dichos productos sean creados fuera de la región».»

Fuente