La productividad de la economía española es uno de los escasos aspectos que apenas ha cambiado en las últimas décadas: en crisis o en épocas de vacas gordas, su desempeño ha crecido de forma discreta año tras año. Hasta el punto de que la petición de reformas estructurales en el mercado laboral o en educación que eleven la productividad están ya esculpidas en cada informe del Fondo Monetario Internacional (FMI), la Comisión Europea y la Organización para la Cooperación y elDesarrollo Económicos (OCDE). Precisamente, según el último informe de previsiones económicas de esta institución, España es el segundo país en el que menos ha crecido la productividad en los últimos veinte años.

Así lo atestigua la estadística de la OCDE que arranca en 1995, que recoge que España ha tenido un crecimiento medio anual de su productividad del 0,1%, quince veces menos que el 1,5% que ha cosechado la media de los 24 países seleccionados.

Fuente