El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, presentó el informe anual publicado este viernes, 3 de Junio de 2016. Se escribió un excelente artículo sobre este evento, en el cual se resume la evolución de las medidas para mejorar la competitividad española, desde antes de la crisis de 2008 hasta hoy y lo que queda por venir.

Unos extractos:

«Al comienzo de la actual crisis, la economía española no disponía de una moneda propia. Sin embargo, necesitaba desesperadamente recuperar la competitividad perdida. En teoría, la forma ideal de hacerlo consiste en aumentar la productividad. Pero eso tarda tiempo. Así que en 2008 sólo quedaba rebajar costes y precios. Y lo más fácil de recortar rápido es el factor empleo. De forma que en un primer momento se optó por despedir sin tocar los sueldos. Lo cual resultó, a decir del Banco de España, en un empeoramiento de la recesión. Sin embargo, a partir de 2012 las empresas empezaron a acometer el ajuste por la vía de los salarios, en parte gracias a las facilidades que les concedía la reforma del mercado de trabajo. En ese contexto, la flexibilidad laboral contribuyó a preservar muchos puestos de trabajo, señala el organismo supervisor.»

«Dicho esto, la entidad supervisora advierte de que una parte del crecimiento se puede achacar a unos vientos de cola que no siempre estarán ahí. De acuerdo con los cálculos del Servicio de Estudios del Banco, los elementos temporales como las rebajas fiscales, el precio del petróleo y la política monetaria del BCE brindan hasta un 1,1% de crecimiento añadido. Y por esa misma razón, hace falta perseverar en el ajuste competitivo. Aunque esto ya no significa necesariamente más recortes. A partir de ahora tan sólo hay que mantener los incrementos de los precios y salarios por debajo de los aumentos que se produzcan en el resto de países de la zona euro. Ése es el precio de financiarse a los bajísimos tipos de interés de la moneda única. A más largo plazo, habría que ahondar en las reformas que mejoren productividad, insiste el Banco supervisor

¡Y aqui aprovechamos la oportunidad para felicitar a todos nuestros clientes, quienes supieron adelantarse a su competencia!