– Contar con un asistente para tus tareas, ya sea presencial o remoto.
– Programa tu agenda con una herramienta virtual.
– Pon en práctica el descanso activo.
– Aligera y haz participativas la planificación o las reuniones con el brainstorming.
– Utiliza técnicas de mejora de la productividad, como la famosa Pomodoro.
– Pon en off tu bandeja de entrada de correo electrónico.

Enlace