El cambio organizacional es como dar la vuelta a un barco: la gente en el frente puede ver el cambio pero la gente en la parte posterior no puede notarlo durante un tiempo.